Crecimiento o Ascenso en la empresa

El Crecimiento o Ascenso dentro de la empresa

Un ‘empujoncito’ en el trabajo no le viene de más a nadie. Especialmente si está acompañado no solo de una mejor posición en la oficina.

También si es nombrado como encargado de área o el líder en el equipo. Es más gratificante cuando ese merecimiento se acompaña de un aumento salarial, pero a veces eso no ocurre. Los seres humanos más exitosos viven constantemente superando retos. Les gustan los desafíos intelectuales. Pero también, viven constantemente buscando la aprobación de sus semejantes o al menos de las personas que más admiran. Cuando eso no pasa, comienza la insatisfacción, viene el aburrimiento, pierden el encanto por el trabajo, entre todo tipo de situaciones.

Es por eso que no se puede perder de vista que usted sea más tenido en cuenta por sus jefes. Para eso se capacita, busca destacarse, quiere un mejor sueldo ¿qué pasa si nada de eso ocurre? Usted se convierte en un individuo amargado, en un empleado tóxico y, ojo, podría estar en peligro su continuidad en la empresa, porque hay estudios universitarios que afirman que el personal que pierde la motivación le cuesta más de 12.000 € anuales. Si usted está causando esa pérdida en la empresa, lo siguiente que puede pasar es que se quede sin trabajo.

«Hay personas que pasan la vida en una empresa y no tienen ningún tipo de ascenso, pero existen otras que al poco tiempo tienen un crecimiento importante, esto tiene que ver con muchos aspectos. Cuando entregas más de lo que se espera de ti, generalmente es inevitable tener  retorno de eso mismo de los demás”, os lo informo porque soy el encargado de atraer y retener el personal más productivo dentro de una organización.

En el comportamiento humano existe la ley natural del intercambio, la cual es aplicable en todos los ámbitos de la vida. En el caso del crecimiento laboral, si se aplica adecuadamente, el éxito llega como una consecuencia. Esta ley de intercambio dice que para recibir algo del universo, uno primero tiene que dar. Desgraciadamente esa ley, por la que se rigen las especies de la naturaleza, suele ser violada muy a menudo por la raza humana. Po ello, le mostramos algunos intercambios naturales que se suelen dar en el día a día del trabajo, los cuales representan crecimiento u ostracismo laboral. Además, algunas llevan implícito un crecimiento de ingresos, al destacarse más profesionalmente.

Intercambio criminal: Se trata de recibir y no dar nada a cambio. Un empleado que recibe un sueldo con todos los beneficios y no produce nada para la empresa, lo más factible es que a corto plazo sea despedido.  De igual forma ocurre en el funcionamiento general de las organizaciones, si éstas ofrecen un servicio o un producto que luego no entregan, con el tiempo inevitablemente desaparecen.

Intercambio parcial: Es cuando la persona u organización recibe algo en forma de ayuda, dinero o atención, y a cambio da un poco menos de lo que se espera de él o ella. Si un jefe recibe menos de lo que espera de una persona, esta persona está por lo general en intercambio parcial, y su tendencia también, aunque tome más tiempo, es a desaparecer. «Si una organización practica este tipo de intercambio con sus clientes, los más probable es que cada día bajen sus ingresos hasta desaparecer».

 

Intercambio justo: Las personas que entregan los resultados acordes con las expectativas esperadas por su jefe, pero sin sobrepasarlas, son personas valiosas y apreciadas en una empresa. Sin embargo, por lo general no es muy común que reciban ascensos a causa de su desempeño. En la mayoría de los casos son tomados en cuenta los empleados que más resaltan por sus resultados. Con relación a las organizaciones, si manejan este tipo de intercambio en su mayoría crecen de manera constante pero lentamente, ya que la gente no recomienda a otras personas cuando recibe apenas lo justo… apenas lo esperado.

Intercambio en abundancia: «Siempre que das más de lo que se espera de ti, logras que te retribuyan de la misma manera. Si entregas a tus superiores resultados más allá de lo que se esperan de ti, el ascenso llegará de forma natural y rápida”.

Uno de los secretos del éxito empresarial es practicar el intercambio en abundancia con los clientes. Entregue un poco más de lo que se esperan de usted pero sea creativo para sorprender a sus clientes, porque si usted siempre da el mismo intercambio en abundancia, ese plus se convertirá en algo normal. Es decir que, si usted vende electrodomésticos, en un momento determinado extienda la garantía, en otras oportunidad regale algún accesorio del equipo que le están comprando. Sea creativo al momento de practicar este tipo de intercambio.

Las personas tienen un comportamiento muy influenciado por nuestra cultura e incluso por las leyes proteccionistas del Estado, por la actitud benévola de los padres o jefes, etc., que las llevan a estar en zona de confort, violando constantemente la ley del intercambio. Al conocer los aspectos fundamentales que rigen el comportamiento podemos lograr el impacto que deseamos en las demás personas, y es más fácil entender a los demás y lograr los objetivos buscados.

El único requisito para ser productivo es querer serlo, el primer paso es tomar conciencia de que todos los integrantes de una empresa deben dar un aporte para lograr la supervivencia del grupo. Todos los empleados deben entregar algo valioso, desde el vigilante hasta el gerente, deben desempeñar su rol en una organización. Si usted no sabe definir el aporte de una persona a la organización, imagínese que ésta se vaya por una semana y se dará cuenta qué tan importante es su aporte. Si todo funciona normalmente y no se nota su ausencia, esta persona no es necesaria en la empresa, aunque a simple vista parezca que trabaja mucho pero no genera resultados.

Sobre Antonio Murcia 38 Artículos
ANTONIO MURCIA LÓPEZ es delegado gerente en tres empresas relacionadas con el transporte terrestre tiene una dilatada experiencia en el ámbito del crecimiento y desarrollo personal como profesional. Tras acabar un Master MBA Empresariales en Dirección y Gestión de una Pyme en IOE Madrid Universidad Rey Juan Carlos y un Master MBA Empresariales Dirección y Administración de Empresas en EFEM con sello de La Universidad de Burgos. Se especializó en Dirección y Gestión de Recursos Humanos , durante casi veinte años (selección, motivación, valoración de puestos de trabajo, gestión y evaluación del desempeño, equipos de alto rendimiento, liderazgo, Coach, gestión por competencias, comunicación interna, política retributiva, planes de carrera, Coaching y Mentoring, actitud positiva , inteligencia emocional, Programación neurolingüística, calidad y atención al cliente) además de poseer múltiples títulos y especialidades enfocados en el capital humano en una pyme, añade que, dónde más ha aprendido ha sido a través de la experiencia de haber logrado el éxito y haber fracasado a la misma vez. Su verdadera llama de inspiración siempre ha sido el “reinventarse y la creencia en uno mismo”. También es Autor del libro de éxito "Sólo depende de Ti". Antonio, nos pone al alcance un libro único , cómo el propio autor, y un blog dónde podrás ir alimentándote de herramientas para llegar a alcanzar tu verdadero punto optimo de felicidad y éxito en la vida personal cómo en lo profesional. Su libro, te aportará un antes y un después si decides leerlo. "Tu cerebro ya no será el mismo después de leerlo, tu vida tampoco". Mucha SUERTE en tu camino en la vida. Un enorme abrazo. Antonio Murcia López.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*